Sara Barreto Ramos. Matrona.
Yoga para embarazadas.
Amaryyo.
Martes & Jueves de 18.45H a 20.15H

Sala 2.

60 € 2 veces en semana

45 € 1 vez en semana


Como matrona, confío plenamente en la fisiología de nuestros cuerpos

de mujer: nuestra capacidad innata para gestar, parir, criar, amamantar...

Sin embargo, también estos años de profesión me hicieron darme cuenta

de que, por diferentes condicionantes histórico-culturales, y sin apenas ser
conscientes de ello, a las mujeres esto se nos fue olvidando…


Es por eso que se hace necesario recordar; recordar nuestra propia Naturaleza,

nuestras capacidades innatas y nuestra sabiduría interior, para así recuperar la

confianza en nosotras mismas y en nuestros maravillosos cuerpos. Porque

nuestro cuerpo ya sabe, “sólo” hay que dejarlo hacer. Y descubrí en el yoga una

forma hermosa para acompañar a las mujeres a recorrer este caminito de recordar,

de vuelta hacia nuestro propio poder, hacia nuestro propio centro, un camino para

vernos y conocernos mejor.


El yoga llegó a mi vida hace ya algunos años, allá por el 2014, cuando un día mis pasos me llevaron
hasta la sala de Amaryyo. Durante este tiempo, he tenido la oportunidad descubrir el yoga y
continuar aprendiendo cada día con los que considero mis maestros y a los que estoy infinitamente
agradecida: Natan, Ruth y Marta. Así, he podido experimentar en propia piel lo que el yoga nos
puede aportar: un aprendizaje constante, cambiante y siempre sorprendente.


Luego sucedió que un día conocí a Inma Campos, una matrona catalana, que además es profesora
de yoga especializada en embarazo y crianza. Y con ella pude empezar a comprender los grandes
beneficios que el yoga puede aportar durante estas etapas. La conocimos unas cuantas compañeras
que realizamos el “Curso de formación para la atención al parto en casa” de la Asociación Catalana
de Llevadores, en Barcelona. Al cabo de un tiempo, impartió en Gran Canaria su “Formación de
yoga para el embarazo y la crianza” y tuve la oportunidad de acudir a empaparme de sus enseñanzas
y su sabiduría. Fue de esta manera como me formé específicamente para poder comenzar a llevar
grupos de yoga para embarazadas, y de mamás y bebés. Y comencé a trabajar con estos grupos
desde el 2017, siendo una experiencia muy bella y gratificante.


En los grupos de embarazadas, acompaño a las mujeres a profundizar en la conexión con ellas
mismas y con su bebé; con su cuerpo, sus emociones, y con la propia sabiduría que procede de
nuestra parte más intuitiva. Conectar con la propia verdad interior, la fortaleza y la confianza.
Conocer bien la propia respiración, comenzar a desarrollar una relación íntima con ella… Saber
utilizarla como herramienta para gestionar emociones, sensaciones y situaciones… A nivel físico,
mover nuestro cuerpo, flexibilizándolo y fortaleciéndolo, centrándonos en la pelvis y la columna
vertebral sin olvidar el resto… Aumentar la conciencia corporal, mover el cuerpo hacia posturas a
las que no estamos tan acostumbradas, recibir y aceptar las sensaciones que se producen sin huir de
ellas, aprendiendo a respirarlas, a permanecer ahí, sintiendo… A dirigir la mirada hacia el interior,
descubrir ese espacio de calma y silencio que se encuentra siempre disponible si sabemos buscarlo.


En definitiva, a ser más conscientes y a poder vivir sus procesos en base a sus propias decisiones.
Tal y como explica Gurmukh en su libro Kundalini Yoga para embarazadas: “Ser consciente
implica tener una experiencia genuina de aquello que se presenta ante ti, evaluar la vida sobre la
base de la verdad y no en función de una <<realidad consensuada>> por la sociedad, los medios
de comunicación, tu familia, tus coetáneos o quien sea que decidas qué debemos ver, qué
deberíamos estar haciendo, o qué es imperativo hacer. Vive el mundo desde ti y deja que tu
intuición y tu inteligencia sean quienes determinen tus elecciones.”

Además de los beneficios propios del yoga, está el grupo, el punto de encuentro, de reunión, de
encontrarse con mujeres en la misma situación/momento vital y compartir con ellas y enriquecernos
entre todas… Este punto probablemente sea uno de los más importantes: crear grupo, comunidad,
red de apoyo, tribu… Muchas veces estos grupos perduran en el tiempo, y se crean relaciones
también fuera de la sala que son de vital importancia para aumentar la calidad de vida en esta etapa
de maternidad y crianza.


En palabras de las mujeres:


¿Qué sientes que te ha aportado la práctica de yoga durante tu embarazo?


“Conexión con mi cuerpo y mi bebé, bienestar”


“El yoga durante mi embarazo me aportaba tranquilidad, encontrarme menos pesada, técnicas de
respiración y movimientos para estar más preparada el día del parto y también muchos de los
ejercicios me ayudaban para aliviar el dolor de espalda. Además de todo esto, me aportaba buenos
momentos de conexión con mi bebé.”


“Un espacio de encuentro, conmigo, con mi bebé, con más mujeres, con la matrona. Cultivando el
vínculo, profundizándolo. Un espacio de belleza, de cuidado, de mimo, de compartir, de mucho
amor”


“Autoconocimiento de mi misma como persona, como madre y como mujer”


“Me ha ayudado a respirar conscientemente, a ganar un poco de flexibilidad, a fortalecer la
musculatura (sobre todo de la zona pélvica, de las piernas y la espalda) y a aguantar en ciertas
posturas “incómodas”, como en cuclillas, demostrándome a mí misma que puedo con más de lo
que imaginaba en un primer momento. Además, compartir tus dudas y miedos con un grupo de
mujeres que están en tu misma situación, y contar con el apoyo, los ánimos y los consejos de tu
matrona en cada clase, eso sí que no tiene precio.”

“Menor dolor de espalda. Sensación de mayor ligereza. Más tranquilidad y creo que una mayor
capacidad de autocontrol.”

¿Qué sientes que te ha aportado la práctica de yoga durante tu parto?


“Conexión con mi cuerpo y con mi bebé, confianza y seguridad”


“El yoga durante mi embarazo me aportó mucho para el momento del parto ya que me acordaba de
ejercicios practicados en las clases y me ayudó a dar a luz más tranquila y relajada.”


“Me ayudó a interiorizar herramientas de respiración y de alivio del dolor que utilicé durante el
parto.”


“Aguanté relativamente bien las primeras contracciones. Tenía un buen repertorio de posturas y
prácticas de respiración para hacer con la pelota en la habitación y luego ya en el paritorio. No
tuve desgarros externos y la matrona me dijo que tenía un buen tono muscular en la zona pélvica”

1/3

Síguenos o contáctanos en el 650 96 30 67

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle